jueves, 23 de marzo de 2017

Suara Store. El año del gato







Barcelona es una ciudad catfriendly. Y si no, entren en Suara Store, el nuevo proyecto multidisciplinar abierto detrás del Mercat del Born. Saura Store es un espacio de 185 metros cuadrados divididos en dos plantas que va más allá de la tienda de discos de toda la vida (principalmente de vinilos), de las boutiques de moda y de los cat spaces convencionales. “Somos amantes de los gatos desde siempre. Incluso lo convertimos en en nuestra seña de identidad (su logo es un gatito atigrado) cuando empezamos con el sello discográfico -comentan desde el local-. Tras el sello siguió la creación de la marca de ropa aunque nunca han dejado de preocuparse por los animales. "Nuestro apoyo nació de forma natural, primero, ayudando a una pequeña colonia felina que teníamos cerca. Después, gracias a la donación de parte de los beneficios, tanto del sello discográfico como como de la venta de la ropa, conseguimos ir haciendo crecer el proyecto hasta lo que es hoy en la actualidad. Confiamos que con la creación de la sede social de la Fundación Suara podremos llegar mucho más lejos. Teníamos la necesidad de devolverles a los mininos todo el amor que nos habían dado”.

Combinar la música (la banda sonora de Suara Store es Deep House y Techno) con la moda, el diseño gráfico y el arte con salvar animales abandonados no ha sido descabellado. “Son proyectos diferentes que, a su vez, están muy ligados. Suara Music es un sello alternativo referente en el ámbito internacional que realiza fiestas propias por todo el mundo, mientras que con la marca de moda Suara no sólo nos dirigimos a los amantes de los gatos sino también a consumidores responsables que buscan prendas diferentes con un fuerte compromiso por el medioambiente, valoran el slow fashion y el diseño actual pero que huyen de los uniformes que imponen las grandes multinacionales del sector”. En la primera planta del local se encuentra la ropa y los accesorios, prendas básicas y atemporales (camisetas, sudaderas, beisboleras, pañuelos y polos) para chico y chica, de producción propia y confeccionadas en algodón orgánico. También hay láminas y algún que otro lienzo porque, el arte, también conforma Suara Store, y pronto empezarán con su programa expositivo.

En la planta superior se encuentra la Suara Foundation, donde el público puede acudir para visitar a los seis (tienen espacio para ocho) mininos que allí habitan y, si surge el amor, pueden llevárselos a casa. Además, la donación de la visita a la Fundación (que incluye una bebida) y de la participación en las diversas actividades programadas, pasa íntegramente para el funcionamiento de las instalaciones y el bienestar de los gatos. 

Al igual que ocurre en otras partes de España, la situación de maltrato animal en la capital catalana es bastante complicada. “Nuestra experiencia personal es que se continúan abandonando muchos gatos en Barcelona. Por ejemplo Maceo, uno de los inquilinos de Suara Foundation, fue desamparado cuando llegó a la pubertad. Por esta razón, también realizamos control de población de colonias de gatos callejeros. Utilizando el método C.E.S. (Capturar, esterilizar, soltar) y con ello conseguimos que las colonias no sigan creciendo de forma descontrolada. Según la Fundación Affinity, el año pasado en España las protectoras/entidades proteccionistas acogimos a más de 30.000 gatos y, sólo en Barcelona se calculan que coexisten unas 700 colonias con unos 9.000 felinos -comentan preocupados desde Suara Store-. Por eso es muy importante la labor realizada por voluntarios, protectoras y entidades como la nuestra. Tenemos la suerte de que el Ayuntamiento de la ciudad tiene unos fuertes valores animalistas, pero no es suficiente. Por esta razón es tan importante la implicación de la sociedad. Debemos ser el cambio que queremos ver en el mundo”. Por lo pronto, ya hay varios procesos de adopción en marcha “Y cuantos más podamos tramitar, a más gatos podremos ayudar”. Eso sí, todos aquellas personas que se prenden de alguno de los gatos de la Fundación, tendrán que pasar por un proceso de adaptación para ver si el adoptante y el adoptado, congenian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario